La mayor parte de las averías en una transmisión automática tienen que ver con la lubricación. Si el aceite de la transmisión (ATF) no se cambia por completo, o no controlamos la cantidad de llenado, el exceso o la escasez pueden causar daños en las válvulas de mando, selector y caja de cambios en general.

  En multitud de ocasiones se confunde ser especialistas en cambios automáticos con realizar el mantenimiento de éstos. Si bien es cierto que el grado de especialización necesario para abrir una caja de cambios de este tipo es elevada, el mero mantenimiento, es decir, sustituir el aceite, es una operación tan necesaria cómo beneficiosa para

SUBIR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies